DiscosHistorias

‘Las perolas de motas’, primer disco de Los Elefantes, cumple 20 años

Enero 16, 2019 — Por Colectivo Sonoro0

main

DiscosHistorias

‘Las perolas de motas’, primer disco de Los Elefantes, cumple 20 años

Enero 16, 2019 — Por Colectivo Sonoro0

Fue el primer disco de estudio de la banda bogotana. Se influenció por el ska, pero enriqueció su propuesta con sonidos de jazz, rap y música balcánica.

Se cumplen 20 años del primer álbum publicado por Los Elefantes. Doce canciones le dieron vida a ‘Las perolas de motas’, un trabajo producido por Andrés Álvarez “Glóbulo” y David Felipe Mejía, bajo la dirección de Pablo Miranda.

En el intervinieron musicalmente Hugo Corredor – voz, Pablo Miranda – teclado y voz, Raul Platz – bajo, Jairo Castro – batería, Enrique Molano – guitarra, Fernando Cortés – trombón, Álvaro Jaramillo – saxo tenor, Luis Fernando León – saxo alto y Fernando Rodríguez – trompeta, además de algunos músicos invitados.

Aunque se desconocen datos oficiales de ventas, Los Elefantes hicieron varias impresiones que en total suman unas 2.000 copias. Además de éstas, hubo una impresión oficial en México y varias pirata en ese país y en Colombia, pero se desconocen las cantidades.

Hablamos con Pablo Miranda, tecladista y director musical de la banda, para conocer historias, anécdotas y de uno de los trabajos más importantes en la historia del ska en Colombia.

¿Cuál era la intención musical de esta producción?

Esta producción es el resumen de nuestros primeros años, cuando nuestra intención musical era hacer ska, influenciados por grupos ingleses como Madness y The Specials y argentinos como Los Fabulosos Cadillacs y Los Pericos. También dejamos que otras músicas que nos gustaban se mezclaran, como el jazz, la música balcánica y el rap.

¿Qué mensaje querían llevar Los Elefantes con este disco?

Principalmente, humor con algo de irreverencia, contando historias de nuestras vidas, de los lugares donde vivíamos en el barrio La Soledad de Bogotá y de la manera en que hablábamos entre nosotros.

¿Qué significó el disco para la banda y el desarrollo de la misma?

Significó ponernos un poco más serios en adelante, con respecto al trabajo musical y artístico, en la forma más que en el contenido. También fue muy importante porque nos permitió darnos a conocer en otros lugares diferentes de Bogotá, como Medellín y México, y sonar en espacios nuevos como la radio estatal y comercial.

¿Alguna anécdota especial (positiva o negativa) durante la grabación o la composición del disco o alguna de las canciones?

Tal vez la anécdota más representativa es que el fragmento de la ducha de ‘Boca ‘e caimán’ realmente fue grabado en ese lugar. Como el disco lo grabamos en casas, teníamos la oportunidad de hacer ese tipo de experimentos.

¿Qué aprendizaje les dejó ‘Las perolas de motas’?

Fue la primera vez que la mayoría de nosotros nos enfrentamos al reto de grabar un disco completo. Eso nos dio herramientas que no teníamos antes para asumir las siguientes grabaciones: métodos de trabajo, de composición y de grabación, procesos ya puestos a prueba.

¿Qué hicieron en ‘Las perolas de motas’ que volvieron a hacer en alguno de los otros discos que han publicado?

La grabación de ese disco fue hecha con un estudio portátil en diferentes espacios, en nuestras casas, en las de amigos, en la universidad, y no en lugares tratados acústicamente con ese propósito. Nuestro 4º disco, ‘Grandes Éxitos de Otros’, también fue grabado en lugares así, con reverberación natural, aunque con mejores equipos y por nosotros mismos.

¿Qué hicieron en ‘Las perolas de motas’ que no volvieron a hacer en alguno de los otros discos que han publicado?

Hay tres canciones con tuba, que es un instrumento muy interesante que deberíamos volver a usar. Yo (Pablo, el teclista) grabé una batería. En esa época a veces intercambiábamos instrumentos en concierto.

¿Qué sensación les produce que canciones como ‘Boca e Caimán’ y ‘Peche’ se hubieran convertido en éxitos en Colombia y que sean de las canciones más esperadas en los conciertos?

Es grato saber que en el primer disco que hicimos haya canciones que sigamos tocando, que el público siga pidiendo y que se hayan convertido en representativas de nuestro sonido. Sin embargo, creemos que hay otras canciones de otros discos que son igualmente determinantes en nuestro estilo.

A veces nos cuesta trabajo hacer un repertorio porque sentimos que nos toca dejar algunas canciones por fuera y que el público pide. Creemos que ‘Boca ‘e caimán’ nos define muy bien, en el estilo musical y en la letra; pero nunca esperamos que ‘Peche’ fuera tan popular, principalmente porque no es una composición nuestra sino una adaptación.

¿Hay planes de hacer un evento conmemorativo para celebrar los 20 años del disco o una reversión?

No, por el momento no. Sin embargo, siempre hemos contemplado la posibilidad de grabar algunas de esas canciones nuevamente.

Mira también:

Podcast Colectivo Sonoro: Los Elefantes.

Canciones que hablan, huelen y suenan a Bogotá.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *